EL ARTIFICIO DE JUANELO DE TURRIANO PARA ELEVAR AGUA AL ALCAZAR DE TOLEDO (SIGLO XVI)

Descargar libro EL ARTIFICIO DE JUANELO DE TURRIANO PARA ELEVAR AGUA AL ALCAZAR DE TOLEDO (SIGLO XVI) gratis online

Información del libro EL ARTIFICIO DE JUANELO DE TURRIANO PARA ELEVAR AGUA AL ALCAZAR DE TOLEDO (SIGLO XVI) esta escrito en castellano, por la editorial MILENIO cuyo autor FRANCESC JUFRE GARCIA , 2093 ha querido plasmar en este ejemplar de 242 paginas sobre Ingeniería todo su potencial. La identificación oficial del libro es 9788497432832 ISBN

  • Categoria Ingeniería
  • Autor FRANCESC JUFRE GARCIA , 2093
  • Paginas 242
  • ISBN 9788497432832
  • Editorial MILENIO

Descripción del libro EL ARTIFICIO DE JUANELO DE TURRIANO PARA ELEVAR AGUA AL ALCAZAR DE TOLEDO (SIGLO XVI) y sinopsis completa

JUANELO TURRIANO vio la luz por primera vez en Cremonte (Italia), hacia 1501, que en esto sus diversos e ilustrados biógrafos no coinciden.

En 1529, y esto está profusamente documentado, llegó a España y sabemos que llegó a Toledo en 1934, como relojero, hábil e insustituible emperador Carlos V, que siempre se ha visto gratamente sorprendido por la perspicacia y el genio mecánico de nuestro JUANELO, y no dudó en encargar la construcción de ejemplos notables, como aquel inefable reloj astronómico, prodigio tecnológico de su época, que indicaba las posiciones de las estrellas.

Toledo, que en su momento exhibió con orgullo y esplendor su condición de Corte del Imperio, acogió con hospitalidad a JUANELO TURRIANo, que como dice Carlos Pascual en su "Guía Secreta de Toledo", se convirtió en "uno de los personajes más populares de los anales de Toledo".

En 1534 el prestigio de JUANELO, como tecnólogo y arquitecto sin igual, obligó al marqués de Vasto, el famoso héroe de la ciudad, a confiar al maestro indiscutible la invención y construcción de un sistema práctico y eficaz capaz de elevar el agua del río Tajo a la ciudad.

JUANELO realizó los primeros proyectos.

Sin embargo, la fabricación del artificio sufrió vicisitudes injustas, discontinuidades y parálisis, conociendo incluso algún cambio de autoría.

Finalmente con el Prudente, es decir Felipe II, JUANELO recuperó definitivamente la dirección de las obras, formalizando el pertinente compromiso escrito con el Excelentísimo Ayuntamiento de Toledano en 1565, por el que fue obligado, según Luis MOreno NIeto en su "Diccionario enciclopédico de Toledo y su provincia",

"Poner junto al Alcázar cierta cantidad permanente de agua para el barrio", cantidad que desde el año de gracia de 1568 fue diaria de "mil seiscientos cántaros de cuatro azules de agua", cantidad que desde el año de gracia de 1568 fue diaria de "mil seiscientos cántaros de cuatro azules de agua".

El dispositivo funcionó hasta 1639.

El famoso invento gozó de una gran popularidad entre sus......

Libros Relacionados